Panorámica del lago en Villa Meliquina

Villa Meliquina, Una Conexión Muy Profunda Con La Naturaleza

Villa Meliquina es un lugar diferente con un equilibrio que poco se encuentra en la región. Sucede que este magnífico sitio tiene una particularidad: No cuenta con luz eléctrica. Todo el pueblo se abastece mediante grupos electrógenos, energía eólica y energía solar.

Panorámica del río y el lago en Villa Meliquina.
PH: César Severa

Es un lugar rústico pero con un poder increíble de conexión con la naturaleza. Todo una aventura para volver a las bases, a la vida simple, a desconectarse de la ciudad y a recargar la batería con la energía vital que emana este verdadero edén.

Villa Meliquina, la conexión con la desconexión

La tecnología avanza a pasos agigantados y a medida que esto sucede, la sociedad se va sumergiendo en un universo globalizado con más acceso a diferentes tipos de servicios. Pero no todo lo que se desprende de esto es beneficioso, el exceso de conexiones genera una desconexión interna con las cosas más simples y básicas.

También te puede interesar

Lago Lácar, Una Belleza A Los Pies De San Martín De Los Andes

En este marco, aparecen lugares como Villa Melequina, que vienen a representar un oasis natural dentro de un universo de cemento. Un remanso ideal para volver a ser uno, aunque sea por un lapso de tiempo, con la naturaleza que nos rodea, con la magnificencia de lo esencial y con la savia misma de la vida.

Lago Meliquina y su ojo de agua diáfano

En lo relativo a la naturaleza, este pequeño oasis cordillerano lo tiene todo: lagos, ríos, bosques nativos y montañas. Pero lo más destacado de todo es la belleza de su espejo lacustre. El lago Meliquina tiene siete kilómetros de costa, bañadas por unas aguas tranquilas y transparentes que invitan a sumergirse en su paz.

Vista desde la costa del lago, agua transparente y sierras de fondo.

Qué hacer en Villa Meliquina

Si bien es cierto que este pequeño pueblo es la apoteosis de la tranquilidad, no por eso está exento de tener una gran cantidad de actividades para que los visitantes disfruten plenamente de sus atractivos naturales.

También te puede interesar

La Majestuosa Ruta De Los 7 Lagos

Dentro de la Villa hay prestadores que brindan diferentes servicios relacionados con actividades lacustres. Además se puede realizar senderismo por los bosques andino patagónicos que rodean la localidad. Allí, se podrá ver distintas especies de árboles nativos como coihues, radales y lengas, y varias hectáreas de pinos exóticos.

Otro de los atractivos naturales que tiene la Villa es el Río Meliquina y su lago vecino, el Filo Hua Hum. Dos opciones más que refuerzan este combo de naturaleza pura y prístina que existe en este sector de la cordillera.

Vista desde arriba del lago Filo Hua Hum.
PH: César Severa

Los habitantes primitivos y su “Casa de Piedra”

Este pequeño pueblo es una caja de sorpresas y tiene un sinfín de actividades de todo tipo. Además de los hermosos atractivos naturales, también hay otras opciones para conocer un poco de historia y arqueología.

Saliendo de la Villa, por la ruta 63, en dirección a Paso Córdoba, una señalización advierte sobre la presencia de una cueva llamada ¨Casa de Piedra¨. Para visitarla es recomendable llevar linternas, o el propio celular, para iluminar el interior ya que hay poco ingreso de luz natural.

La leyenda

La leyenda cuenta que en este habitáculo los indígenas realizaban ceremonias rituales y que, en algún tiempo, hubo pinturas rupestres originales. Hoy, tal como aclara el cartel de entrada, los dibujos fueron recreados ya que los antiguos ya desaparecieron.

También te puede interesar

Conocé El Mágico Sendero De Las Cascadas En Caviahue

Se trata de un lugar muy espiritual y con mucha carga energética de los antepasados. Tiene una atmósfera particular que invita al respeto y a la pasividad.

Casa de Piedra en cercanías a la Villa.

Gastronomía regional

El pueblo cuenta con una destacada gastronomía elaborada con materia prima de la región patagónica. Existen diversas opciones a la hora de probar las exquisiteces de la zona entre las que se destacan: pescados, ahumados y cerveza artesanal. Productos típicos de los terruños andinos.

Festival Mucho Gustok

Si todas las anteriores no fueron suficientes razones para visitar Villa Meliquina acá va una más. Desde 2015, en enero, se celebra en el lago, el festival Mucho Gustok. En este espacio, se cruzan sonidos ancestrales con los nuevos ritmos digitales, como el folclore y el hip hop, la cumbia y la música electrónica. Se trata de una propuesta musical que, potenciada por las bellezas del lugar, componen un clima único y difícil de rechazar.

Gente disfrutando del festival en Villa Meliquina
Foto: facebook: MuchoGustOk

El predio donde se realiza el festival cuenta con un parque rodeado de árboles que protege del viento y cobija el escenario principal. Además, hay un espacio de camping ecológico, con baños secos, que permite acampar durante las dos noches que dura el encuentro.

Cómo llegar a Villa Meliquina

El pequeño pueblo está muy cerca de la mítica Ruta 40. Más precisamente, se halla a solo 15 kilómetros de la Ruta de los 7 Lagos y a 40 kilómetros de San Martín de Los Andes.  La localidad se ubica sobre la ruta provincial 63 que, luego de 48 kilómetros, llega a Confluencia por el Paso Córdoba.

Un diamante en bruto

Esta pequeña Villa, perdida en cercanías a la Ruta 40, es un lugar único, agreste y desintoxicado de todo tipo de invasiones hostiles. Es un remanso que devuelve a las raíces, que invita a comulgar en sintonía fina con la naturaleza, elevando las vibraciones más profundas del ser.

Dejá una respuesta