Ríos Neuquén y Limay

Neuquén y Limay: la leyenda del abrazo más profundo del mundo

Una de las narraciones más difundidas de la región tiene que ver con la leyenda de los populares ríos Neuquén y Limay. Este relato mapuche consolidó fuertemente la cultura de los pueblos que habitan hoy las orillas de sus cauces. Dos amigos inseparables, la aparición de una mujer y la intromisión de un espíritu envidioso, selló una cautivante historia de tragedia y desamor.

Río Limay en Neuquén. Leyenda popular mapuche.

Neuquén y Limay, la leyenda mapuche que atravesó generaciones

Trazada con el espíritu de sus ríos que se entrelazan, distintas generaciones de neuquinos escucharon la leyenda de Neuquén y el Limay. Tal vez sea esta una de las más difundidas de la región. Este relato fantástico es tan importante para la comunidad local que consolidó la cultura de los pueblos que habitan a orillas de sus cauces.

También te puede interesar

La atrapante leyenda del Nahuel Huapi, un lago sagrado para las comunidades

Estos dos ríos, de una profunda belleza, guardan en el discurrir de sus aguas una atrapante leyenda que enaltece los valores de la amistad, la solidaridad y el amor, a la vez que es atravesada por la tragedia y la desventura.

Neuquén y Limay, la atrapante leyenda de los ríos

Neuquén y Limay eran dos jóvenes amigos, hijos de dos importantes caciques mapuches de la región. Una tarde, mientras estaban en el bosque, oyeron una canción que provenía de una región cercana a las orillas del lago Huechulafquen, ubicado al pie del mítico volcán Lanín. Los jóvenes, atraídos por la melodía, se dirigieron hacia el lugar y se encontraron con Raihué (flor nueva), una joven de grandes ojos marrones y cabello oscuro, que los cautivó al instante. Neuquén y Limay se enamoraron profundamente de Raihué y, dominados por la euforia del amor, no pudieron evitar competir por ella.

Río Neuquén.

Los celos fueron erosionando una entrañable amistad de muchos años y la distancia se hacía cada día más evidente. Los padres de los jóvenes, preocupados, consultaron a la Machi (hechicera) la causa de la enemistad de sus hijos. Tras sus consejos, los Loncos preguntaron a Rahiué – “¿Qué es lo que más te gustaría tener?” – “Una caracola para escuchar el rumor del mar”, contestó la hermosa joven. Entonces los padres sentenciaron que el primero de los jóvenes que vuelva con una caracola del mar sería digno de su amor. Así, con el poder de los dioses, Limay y Neuquén fueron convertidos en ríos para alcanzar el mar.

También te puede interesar

La leyenda de la Mutisia, la flor provincial de Neuquén

La tragedia y el amor eterno

Ya convertidos en poderosos ríos, Limay partió tras la caracola desde el sur, cristalino y transparente desde el lago Nahuel Huapi, y Neuquén comenzó a abrirse paso desde el norte, arrastrando fuerzas minerales, correntoso, potente y audaz. Mientras los jóvenes serpenteaban la geografía, y enterado de la situación, el espíritu del viento, envidioso, comenzó a susurrar al oído de la joven enamorada: “Neuquén y Limay nunca volverán”.

Rahiué fue atrapada por sus pensamientos hasta que, finalmente, la angustia y el dolor que le provocaba la idea de no volver a ver a los jóvenes se apoderó de ella y decidió terminar con su larga espera. Caminó hasta las orillas del lago, en donde había conocido a los jóvenes y extendiendo sus brazos al cielo ofreciendo su vida a cambio de la salvación de Neuquén y Limay.

También te puede interesar

Se estableció un protocolo de apertura para todos los centros de esquí del país

Ngenechén, el dios supremo, escuchó sus plegarias pero, apiadándose de ella, no tomó su vida, sino que la convirtió en una hermosa flor.  Sus pies se transformaron en raíces que se hundieron en la tierra, y su boca se abrió en una bellísima flor roja.

La consolidación del abrazo más profundo del mundo

El viento partió veloz a contarle la noticia a los jóvenes que corrían hacia el mar. Tras las feroces ráfagas ambos comprendieron que jamás volverían a ver a Raihué, entonces Limay y Neuquén dejaron atrás sus celos y torcieron sus cauces para encontrarse en el abrazo más profundo y eterno. En el encuentro se vistieron de “negro”, en signo de dolor y luto, juntando así sus fuerzas para alcanzar el océano.

Limay y Neuquén, ríos que forman parte de la leyenda.

La confluencia es el símbolo de unión del pueblo neuquino, que se abraza siempre ante las tragedias para darse más fuerzas y alcanzar finalmente los grandes objetivos. Dicen que, en ocasiones, aparecen caracolas en cercanías a la hermosa flor roja. En ellas se oye el susurro del mar que le cuenta a Raihué que Limay y Neuquén aún la siguen amando.